Blogia
Lucía Collado

Esquizofrenia en jóvenes

Columna
El psiquiatra recomienda
Por Guerrero Heredia / El Caribe
Martes 25 de septiembre del 2007 actualizado a las 12:30 AM
 

HERRAMIENTAS

Enviar Comentario
Enviar por e-mail
Formato para impresión
Agregar a artículos favoritos
 
ESQUIZOFRENIA EN JOVENES
Roberto, 19 años, tercer semestre de medicina, decidió no salir de su habitación por miedo a la “radiación eléctrica”. 

Lentamente fue descuidando su imagen, abandonó los amigos y a veces su madre lo veía hablando solo. 

No pasó ninguna de las materias y le dijo a su padre que iba a descansar un año para encontrarse a sí mismo.

Su novia, cuatro meses atrás (llorando), les dijo a los padres de él que estaba rarísimo, que ya no la quería, que solo vivía para él, encerrado en su “propio mundo”.

RESPUESTA:   Este es el típico inicio de un trastorno psicótico (la persona pierde el contacto con la realidad y tiene trastornos perceptuales) que podría convertirse luego de seis meses de síntomas en la mal entendida y desconcertante ESQUIZOFRENIA. 

En varones inicia entre 18-22 años generalmente, y en mujeres un poco más tarde:   entre 24-30 años aproximadamente (en muchos casos   terminan sus estudios más que los hombres y las crisis pueden aparecer durante el embarazo o ya siendo madres).
Es una enfermedad crónica de por vida, debilitante y fluctuante.

Estudios funcionales y estructurales del cerebro confirman que hay cambios en éste que producen pérdida de la capacidad cognitiva del individuo, además del proceso psicótico.    Afecta más que la diabetes tipo I (entre el 0.5% al 1% de la población general), pero la información que tenemos es mucho menor.   

La aceptación de esta enfermedad es un proceso difícil para pacientes y familiares, y a veces pueden pasar años sin que se tome la medida correcta.
La medida correcta es simple:  VISITE UN PSIQUIATRA lo más pronto posible.

Nota: Los medicamentos para esquizofrenia, denominados antipsicóticos, no crean dependencia.
 Su tratamiento en la mayoría de los casos, es de por vida.   Igual que la hipertensión y diabetes, no se cura sino que se controla con medicamentos, terapia y soporte social.
Héctor Guerrero Heredia es psiquiatra
hguerreroheredia@elcaribe.com.do
                         
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres