Blogia
Lucía Collado

La tragedia de las dietas

Columna
El psiquiatra recomienda
Por Guerrero Heredia / El Caribe
Martes 20 de noviembre del 2007 actualizado a las 12:40 AM
 

HERRAMIENTAS

Enviar Comentario
Enviar por e-mail
Formato para impresión
Agregar a artículos favoritos
 
La tragedia de las dietas

PREGUNTA: Doctor Guerrero Heredia, desde chiquita he sido llenita, he visitado todos los endocrinólogos del mundo y rebajo; pero luego me canso y vuelvo y subo más de lo que rebajé.

   Tengo 35 años y ya me harté.  En este momento peso 304 libras y mido 5 pies 6 pulgadas.  ¿No puedo abrigar esperanza alguna?

RESPUESTA: Tu índice de masa corporal es de alrededor de 48 por lo que te ubica en obesidad mórbida a 2 puntos de los llamados SUPEROBESOS.
Gran parte de la gente se crea grandes expectativas con las dietas, empiezan con mucho ánimo, bajan dos o tres libras durante la semana, llega el fin de semana y suben las mismas tres libras que rebajaron.

Esto crea un círculo vicioso que termina carcomiendo la autoestima de los pacientes, los cuales terminan mandando al “carajo” las famosas dietas.
Un dato importante para que nos concienciemos, es que aquellas personas superobesas o con obesidad mórbida, tienen casi “NULA” la posibilidad de volver a su peso ideal y mantenerlo a cinco años.

Nuestro organismo a través de miles de años de evolución, está diseñado para engordar, para guardar energía en tiempos de hambre, de frío y de sequía.
 Nuestros genes y células grasas todavía recuerdan la época de frío en que el hombre vivía en las cavernas, sin fuego, sin agricultura, que comía cualquier cosa.

 Es por eso que nuestro sistema biológico debe digerir y asimilar cualquier producto que sea fuente de energía y proteínas.

Imagínese pues, con el recuerdo genético de esas hambrunas bestiales en aquellos primeros momentos del hombre en la tierra a esta época moderna de mucha sal, todo frito, en combo, y acompañado de bebidas ultra azucaradas; y todo a base de carbohidratos, si el destino de los humanos no será la obesidad.

Solo educándonos MENTALMENTE hasta asimilar la importancia de lo qué y cuánto comemos, podremos modificar esta herencia o predisposición genética a engordar.
Héctor Guerrero Heredia es psiquiatra
hguerreroheredia@elcaribe.com.do
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres