Blogia
Lucía Collado

La Comunicación Verbal

ETIQUETA Y PROTOCOLO DE LA COMUNICACION VERBAL
Recopilado por: Lucia Collado

A pesar de los grandes avances de la tecnología la palabra sigue siendo uno de los medios de comunicación más eficaces que existen. Quien sabe hablar bien, con corrección y perfección demuestra su buena educación personal. Contar en una reunion con un buen conversador es un lujo tanto para el anfitrión como para los invitados. La conversación es un arte. Y como tal hay que saberlo apreciar y, si se puede, potenciar.
En la comunicación verbal, aunque es importante lo que se dice, también es muy importante como se dice -“a veces no se ofende por lo que se dice, sino por como se dice”-. Por eso es tan importante que tengamos esto en cuenta que a la hora de hablar; más aún cuando no está delante nuestro interlocutor.
Como ya sabemos, hay que cuidar la vocalización, entonación y timbre siempre, pero mucho rnás cuando no tenemos delante a la persona(s) pues estamos perdiendo algo tan fundamental como la comunicación no verbal, los gestos. Diferenciaremos de forma clara los dos tipos de comunicación hablada: cuando hay alguien delante y cuando no lo hay.
Hablar con alguien a quien conocemos, no suele resultar dificil. El inconveniente surge cuando tenemos enfrente a personas que no conocemos. Se nos plantea el reto de entablar conversación, pero sobre qué tema. Debemos contar con algún repertorio más extenso de posibilidades. Pero cuidado, no hable de temas que no conoce, y mucho menos se haga pasar por una persona experta en la materia.
El tema de conversación puede variar mucho en función del grado de confianza que tengamos con las personas presentes. Si la reunion es familiar podremos tratar temas más personales, pero si la reunion es social habremos de tratar temas más generales y de interés común para todos, tratando de no hablar de personas que no se encuentren presentes. En reuniones profesionales, podremos tratar temas mucho más específicos de la profesión, sirviéndonos de enlace para charlar sobre otros temas.
Existen una serie de temas que no deberían sacarse en conversaciones entre conocidos, como son la política, la religión y el sexo. Tampoco temas que puedan llevarnos a enfados tontos como los deportes de equipo, y por supuesto temas íntimos de pareja o familia. Evite en las charlas entrar en polémicas, valoraciones o juicios de valor. No somos quien para juzgar actitudes o posturas ajenas y distintas a las nuestras. Seamos respetuosos con las posturas de nuestros contertulios. En definitiva, debemos descartar cualquier tema que pueda ser motivo de polémica o discusión. Hay que tener la velada tranquila.
El lugar donde se habla es muy importante. En la mesa por ejemplo , es totalmente inadecuado hablar de enfermedades, de hospitales y temas similares (y por supuesto nada de accidentes y temas trágicos). Tampoco hable de cualquier tema que pueda causar cierta repugnancia a la hora de comer. Los temas de trabajo, salvo en reuniones profesionales, deberían dejarse a un lado. No suele ser un tema muy ameno contar las aventuras y logros personales. Cuente simplernente anécdotas, pero no su vida. Tampoco presuma de lo que tiene y lo que es. Nunca aparente saber de todo. No es malo reconocer que no se dominan todos los temas. Sea una persona discreta y respetuosa./lc.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres