Blogia
Lucía Collado

El género del bebé y la depresión postparto

El género del bebé y la depresión postparto

Cuánto deprime un parto de varón?:  

Un estudio examina si los factores del género de un niño influyen en  la depresión postparto

Por Lisa Farino para Salud y Aptitud de MSN

 

La depresión es una de los problemas médicos postparto más comunes a que las nuevas mamás hacen frente. Una nueva investigación sugiere que el riesgo sea incluso más alto para las que den a luz a varones.

 

La mayoría de las mamás admitirán fácilmente que tener varoncitos se torna  un poquito más desafiante para la maternidad que las hembritas, puesto que son generalmente más tranquilas y menos activas físicamente. Pero los impactos del género en maternidad no comienzan necesariamente una vez que los niños entran en la etapa de infantes.

 

Esta nueva investigación realizada en Francia, encontró que las mujeres que dieron a luz varones fueron considerablemente más probables a sufrir de severa depresión postparto que las mujeres que dieron a luz hembras. Los resultados no fueron limitados a la depresión severa: Las mujeres que dieron a luz varones eran también mucho más probables a reportar una baja en su calidad de la vida que las mujeres que dieron a luz niñas.

 

Este estudio, publicado en el Journal of Clinical Nursing, es el primero para examinar el impacto del género infantil en la activación de la depresión postparto en las mujeres en un país occidental.

Estudios anteriores en China, Turquía, y la India, encontraron que los índices en depresión postparto eran más altos entre las mujeres que habían dado a luz hembritas. Los investigadores sospechan que los resultados reflejan la preferencia cultural fuerte por varoncitos sobre hembritas en estos países.

Pero no todos están convencidos de que este último estudio realmente vierte nueva luz a las causas de depresión postparto, la cual se estima que aflige el 10% de nuevas madres en los Estados Unidos de Norteamérica. Para comenzar, la investigación fue conducida solamente con mujeres francesas, cuya realidad social y cultural puede ser perceptiblemente diferente de la de mujeres en los Estados Unidos.

Más importante aún, es posible que los resultados son justos un capricho estadístico puesto que el estudio fue conducido en un grupo muy pequeño de mujeres.

“Estamos hablando de un tamaño de muestra muy minúsculo,” dijo el Dr. Gail Robinson, profesor de psiquiatría en en el Departamento de Obstetricia y Ginecología de la University of Toronto. “Había solamente 17 madres con depresión severa y 13 tenían varones. Un estudio con tales números tan pequeños no prueba nada”, agregó el científico.

 

Porqué las madres de varones se deprimieron más?

El equipo de investigación francés no precisó porqué las mujeres que daban a luz a chicos pudieron ser más propensas a sufrir depresión postparto. De hecho, cuando comenzaron el estudio, no había razón de creer que el género del bebé influenciaría la depresión maternal, puesto que no hay diagonal cultural en Francia para los bebés de un excedente de un género sobre el otro.

Una vez que notaron una tendencia, sin embargo, los investigadores especularon sobre porqué las madres de varones pudieran deprimirse más que las que dieron a luz hembras.

 

¿Son los bebes varones más difíciles de cuidar para que bebes hembras?

El líder investigador Claude de Tychey, profesor de la psicología clínica en Universite Nancy, cita los estudios que demuestran que los bebes varones son “más irritables y más difíciles de calmar” que bebes hembras.

El Dr. Robinson coincide con este gravamen. “A su nacimiento, las hembras son neurológicamente más desarrolladas que los varones”, afirmó. “Esto puede hacer más difícil el cuidar un bebe varón -no son dados a quedarse como los colocan, por lo que son más propensos a mantenerte levantada(o) en la noche. “

 

¿Las mujeres prefieren las hijas a los hijos?

Nadie preguntó a estas mujeres qué género de bebé habían esperado, la información que habría sido útil en agudizar los resultados del estudio, así como quizás, a identificar más claramente quién está en riesgo de sufrir esta enfermedad mental.

No obstante, de Tychey especula que las mujeres (por lo menos en Francia) pueden preferir las hijas a los hijos.

Una de sus teorías: el narcisismo creciente del mundo moderno está conduciendo a nuevas mamás a desear mini-me’s (es decir, las hembritas) en vez de varoncitos. Por lo tanto, cuando una mujer no consigue el género del niño ella deseó, ella es más propensa a sufrir de la calidad disminuida de su vida o de la depresión severa.

El psicoanálisis de De Tychey puede pulsar a los americanos como un poquito far-fetched. Pero tú no necesitas “comprar” la psicología del narcisismo para sospechar que las mujeres en los países occidentales (especialmente mujeres americanas) pueden realmente tener una preferencia por las hembras. Tomando las adopciones de ultramar de  los americanos, un proceso conducido típicamente por las mujeres; vemos de forma aplastante, como las agencias de adopción divulgan que los padres adoptivos declaran una preferencia por un niño de sexo femenino.

 

Cómo combatir la depresión posparto

Si tu bebé es un varón o una hembra, la depresión postparto es un problema común para las nuevas mamás-y esto es una condición seria que requiere la atención médica. Desafortunadamente, puede ser un poquito difícil de reconocer y diagnosticar. Algunos síntomas típicos depresión-como problemas durmiendo por la noche, la dificultad para concentrarse y la pérdida de interés previamente en disfrutar las actividades cotidianas-pueden parecer simplemente como síntomas de ser una nueva mamá.

 

Aquí están algunas señales (o síntomas)  de peligro dominantes que tú puedes tener en la depresión postparto:

    · Altos niveles de la ansiedad

    · Falta de enlazar o empatizar con el(la) bebé

    · La sensación de culpabilidad sobre no ser una buena madre, deseándo no haber tenido el niño(a) o estar asustada de si lastimarás a la criatrura

    · El no dormir bien, aun cuando haya algún otro(a) que se ocupe del bebé

    · La carencia de cualesquiera momentos felices en medio del caos de la nueva maternidad.

    El ser mamá de un nuevo(a) infante es a menudo agotante y una tarea frustrante, dice Robinson, pero debe haber las épocas en que te sientas mejor. “Cuando han conseguido un cierto grado de sueño y los amigos están visitando y el bebé es bañado y cuidado, las mamás deben sentirse bien”, dice. “Si una mujer se siente incómoda aún cuando toda va bien, hay un problema.”

Desafortunadamente, algunos doctores escribirán simplemente de los síntomas de una mujer como parte de ser una nueva madre, dice la Dra. Catherine Birndorf, profesor auxiliar de psiquiatría y de obstetricia y ginecología en el Presbyterian Hospital de New York. “Si en tus entrañas sabes que lo que estás sintiendo no es lo correcto, cerciórate de encontrar alguien que te escuche”, añadió.

Si sospechas que tienes depresión postparto y está teniendo dificultad para encontrar al profesional médico apropiado, Birndorf recomienda el entrar en contacto con Postpartum Support International. Ellos pueden ayudar a poner en contacto a las mujeres puestas con los profesionales médicos locales que se experimentan en tratar la depresión postparto.

 

El tratar la depresión postparto

Casos suaves de depresión postparto se pueden tratar con terapia del comportamiento cognoscitiva, dice Robinson. Muchas mujeres pueden beneficiarse de conseguir adicional ayudar-alguien para asistir con tareas alrededor de la casa y/o alguien para mirar al niño mientras que ella consigue un cierto sueño muy necesario.

Para casos más serios o para las mujeres que no responden a estos tratamientos, los antidepresivos pueden ser una parte importante del curativo.

 “Muchas de las mujeres dicen que no desean buscar ayuda porque no desean parar de amamantar,” dice Birndorf. “Solamente no es verdad que  no puedes tomar la medicación cuando estás amamantando. Nada es absolutamente seguro, pero hay ciertamente antidepresivos que son más seguros que otros y es menos perceptible en leche materna.”

Según Robinson, los riesgos pueden ser uniformes reducidos al mínimo más lejos con algunos cambios simples. Primero, una mujer puede tomar una   píldora correcta después de que ella amamante, dándole hora de trabajar a través de su sistema antes la próxima vez que ella amamanta. En segundo lugar, ella puede extraer su leche restante antes de cada amamantada.

 

Más importantemente aún, Robinson puntualiza que la falta de tratar la depresión postparto plantea riesgos muy verdaderos a las madres y a los bebés. Las “madres que no consiguen el tratamiento son menos probables comer correctamente y menos propensas al enlace con su bebé. Son también más probables de descuidar al bebé y abusar de otras sustancias.”

Lisa Farino es una escritora especializada en salud y ciencia, radicada en Seattle, y es miembro de The Northwest Science Writers Association; colaboradora regular de MSN.  Puedes encontrar sus trabajos visitando Recopilado y traducido por Lucía Collado.-

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres