Blogia
Lucía Collado

Demuestras tu educación...

Demuestras tu educación...

Al dar la mano:


La manera correcta de dar la mano es importante si lo primero a tomar en cuenta es que hay momentos en que dar la mano se constituye en una sensación desagradable (y no por prurito, prejuicio o racismo), porque muchas personas al dar la mano o te torturan o te dejan la sensación de estrechar a un ser invertebrado.


Es pues interesante, conocer estos detalles relativos al saludo porque causaremos siempre una buena impresión “integral”, si sabemos dominar la situación al saber tratar a quienes nos den la mano "muerta" y a quienes nos la aprieten de manera exagerada, al momento que vamos a ayudar al otro(a) –sin decírselo- para que caiga en cuenta de su error, a la vez que damos muestra de nuestra educación.


Nos encontramos con personas que nos dan la mano "muerta", que en ocasiones va acompañada de sudor, lo que resulta hasta cochino, pero no debemos demostrarlo con nuestros gestos, no!, pues esto delata dos cosas:  a)Poca empatía de la persona (un cierto desaire),  y b) algo de inseguridad. En este caso tendremos que dar la mano ligeramente menos firme de lo que la daríamos, pues así no le haremos daño ni pareceremos prepotentes.


Hay otras que nos darán la mano apretando demasiado, y en estos casos sí que tenemos que tomar una actitud más agresiva. Quiero decir, que no podemos dejar que nos hagan daño, ni que la otra persona desde el momento en que nos saluda se crea en una posición dominante; para estas situaciones lo que haremos es no ceder ante su presión.  Claro, esta situación va a ser de las más incómodas puesto que la otra persona puede pensar que la estamos retando, y si se tratare de nuestro jefe, vgr., nos vamos a encontrar en una posición incómoda.


Otros, optan por dar la mano y retorcerla, quedando así su palma hacia arriba (posición incómoda para nosotros) con lo que nos dan a entender que se creen en una posición dominante con respecto a quien saludan; naturalmente debemos intentar volver a la posición inicial, pero de manera delicada.Y por último hay quienes optan por dar la mano a la vez que apartan su mirada de nosotros, lo que indica que refleja la manera más mal educada de dar la mano, aparte de que muestra inseguridad.  Ante estas personas hay que ser firmes y no darles la mano hasta que nos miren.


En conclusión, la manera correcta de dar la mano es mirando a la otra persona con una sonrisa cordial dibujada en el rostro, presionando ligeramente y moviéndola verticalmente (de forma sutil, of course!).  


Muy importante es, recordar que:


·         Cuando se trata de un saludo entre una dama y un caballero, la dama es la “dueña” del saludo, por lo tanto es ella la que debe tomar la iniciativa de dar la mano… si no lo hace, el caballero saluda verbalmente con una tenue inclinación de cabeza.


·         Cuando el saludo es entre dos damas entre las cuales no existe trato y/o confianza, o es una relación de negocios, es válido solo darse la mano (el beso debería solo practicarse entre conocidos, y el abrazo, que implica más intimidad, entre allegados).


Hay un canto que aprendí en la iglesia católica -y que me encanta tararear- que dice:  "Dame la mano, dame la mano, dame la mano y mi hermano(a) serás... no importa de la raza que seas... si tu corazón es como el mío, dame la mano y mi hermano(a) serás..." /Recopilación:  Lucía Collado.-

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres