Blogia
Lucía Collado

Protocolo para las presentaciones

Protocolo para las presentaciones PresentacionesRecopilado por:  Lucía ColladoCuando asistimos a cualquier acto (fiesta, reunión, encuentro de trabajo, etc.) surge la cuestión de las presentaciones. También cuando vamos acompañados por la calle y nos encontramos con personas que no se conocen entre ellas.  Las relaciones sociales, las conversaciones e incluso muchos negocios empiezan previamente con la presentación de las personas por una tercera parte relacionada con ambas. Da lo mismo donde te encuentres:  Una reunión, una cafetería, en la calle... Siempre debes presentarles.  Las normas de cortesía subrayan que siempre que te encuentres con personas que no se conozcan entre ellos, éstos deberían ser presentados.  Es una manera de evitar que estas personas se sientan excluídas de la conversación.  Las excepciones pueden ser en grandes actos donde el anfitrión no pueda atender a todos sus invitados, ni estar haciendo presentaciones toda la velada. Para ello, se puede contar con la ayuda de amigos comunes que realizan la tarea de ir presentado gente que no se conozca entre ella.  Siempre al hacer las presentaciones usaremos fórmulas sencillas tales como:  "Sra. Nieves Parra, permítame presentarle a Clara Espaillat, compañera de estudios de su hija Leila".

Las tres reglas básicas para hacer las presentaciones son por razones de sexo, edad y categoríaEs decir:

  1. la mujer siempre es presentada al hombre. 
  2. El más joven siempre es presentado al de mayor edad.
  3. Y el de menos rango o categoría, siempre es presentado al de mayor rango o categoría.
Hay excepciones:  En presentaciones que se dan dos supuestos de los indicados. Por ejemplo, una chica joven y un anciano. Prevalece la edad al sexo y será la chica presentada a la persona mayor.  Ej.:  Teresa de 19 años es presentada al abuelito de Diego.  La mayor parte de las excepciones vienen dadas por una lógica cortesía, que nos indica si hay que variar este "orden" básico.

Las reglas anteriormente expuestas, pueden variar en función del entorno donde tenga lugar el encuentro. Por ejemplo en el trabajo, que por razones obvias, no presenta a un directivo primero a su secretaria y luego al jefe (por lo que prevalece el cargo al sexo), pero si al contrario si esa misma situación se da en una fiesta o en la calle.  Lo mismo ocurre con otros muchos detalles de cortesía que por pura operatividad y funcionalidad de los negocios se obvia.  Por ejemplo, no va a levantarse de su silla cada vez que su secretaria entra en el despacho (aunque según la cortesía siempre debe ponerse de pie un hombre ante la presencia de una mujer; cuando es un señor muy mayor, la dama puede perfectamente por deferencia y respeto, ponerse de pie ante el caballero que llega).

También recuerda que:  

  • En el caso de una reunión con numerosos invitados congregados en el mismo salón, el anfitrión introduce al recién llegado al grupo de manera general, diciendo:  "Amigos, permítanme presentarle, al Sr. López, amigo de la familia que residen en Barcelona", vgr.
  • Lo ideal es que alguien presente a uno, no que uno se autopresente.  Ahora bien, hay situaciones que llevan a ello.  Si ésto sucede, procurar un momento prudente en el que no interrumpa, hacerlo con el debido respeto, diciendo quién eres, a qué te dedicas y porque quieres conocer esa persona.
  • Es incorrecto tutear a alguien a quien se acaba de conocer, sea hombre o mujer.  Debe esperarse a que se de la anuencia para ello.  Tutearse implica confianza.
Completaremos mas sobre detalles a tomar en cuenta en las presentaciones en la parte de El Saludo/lc.- 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres