Blogia
Lucía Collado

El Discípulo honesto

ISRAEL

isr2

Recopilado y traducido por Lucía Collado, 2001

Este histórico país del sureste de Asia, convertido desde el 1948 en Estado Judío en la región de Palestina; se encuentra en la orilla este del Mar Mediterráneo.  Limita al norte con el Líbano, con Siria al noreste, Jordania al este, y Egipto al suroeste.

Israel es predominantemente influenciado por Arabia y los países islámicos en cada aspecto de su vida demográfica, económica y política.

Aunque la historia moderna del Estado de Israel comienza en 1948 con su establecimiento como tal, su historia está basada en la conección judía a la región y la tradición de esta cultura desde el segundo milenio antes de Cristo, con el establecimiento del primer estado hebreo con el rey Saul y el Reinado de Israel en la región de Palestina.  En el siglo once antes de Cristo, sus sucesores David y Salomón, consolidaron el reinado.

Hebreo y arábico son las lenguas oficiales. El judío tal y como se habla modernamente, es un derivativo del hebreo y la la bíblica lengua semítica.

Por siglos, la región de Palestina ha estado dividida por tres religiones mundiales:  Judaísmo, Cristianismo e Islám.  La ley garantiza la libertad de religión.

Ciudades archifamosas de Israel son:  Gaza, Tel Aviv-Yafo, Jerusalén:  Belén y Nazareth, entre otras.

El alto nivel de calidad del sistema educativo de Israel se refleja en el 90% de los niños en edad escolar que completan su educación obligatoria.  Algunas escuelas secundarias se especializan en en estudios religiosos, técnicos, agrícolas y militares.  La literatura alcanza niveles muy altos.  Para los adultos las oportunidades universitarias y vocacionales son considerables y variadas (incluyendo magisterio, enfermería, arquitectura, lengua hebrea, arte y música). 

  CA67IDKT

   El discípulo honesto

Una vez, un rabino decidió probar la honestidad de sus discípulos, así que los llamó a todos juntos y les hizo una pregunta.

-“Qué tu harías si fueras caminando solo y encontraras una bolsa llena de dinero tirada en el camino?, él preguntó.

-“Yo se la devolvería a su dueño”, dijo un discípulo.

-“Su respuesta fue muy rápida, yo le debo admiración si realmente el cree esto”, pensó el rabino.

-“Yo me quedaría con el dinero si nadie me vió encontrarlo”, dijo otro.

-“Este tiene una lengua franca, pero un corazón malvado”, se dijo a si mismo el rabino.

-“Bien, rabino”, dijo un tercer discípulo, “para ser honesto, creo que yo estaría tentado a quedarme con él.  Así que yo oraría a Dios para que él me de fortaleza para resistir la tentación y hacer lo correcto”.

-“Ajá!”, pensó el rabino.  “Aquí está el hombre en que yo podría confiar”.

___________________________________

Este cuento judío nos recuerda que con frecuencia la fé es el camino hacia otras virtudes (en este caso, hacia la honestidad).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres