Blogia
Lucía Collado

Para elegir una cartera

Accesorios. Resumen I.-

ACCESORIOS

                                                                  Recopilado por Lucía Collado 

Los accesorios son el complemento de cualquier vestuario, pues contribuyen a resaltar la imagen femenina. Por lo tanto, hay que prestarles especial atención.
Los accesorios deben combinar en diseño, tamaño y color con el resto del atuendo e integrarse a su estilo personal.   Recuerda que no son puntos para llamar la atención.  Por lo tanto deben ser discretos.
La armonía es esencial al elegir sus accesorios.   Si eres de estatura más bien bajita, sería ilógico que eligieras un bolso gigantesco.
Si el tono predominante de la ropa que has elegido es el rojo, evita los zapatos azules y un bolso verde. ¡No armonizan!

Ten bien presente la hora del día. Por ejemplo, evita el brillo; sácales mejor partido en la noche.
Sin embargo, puedes elegir un collar de cuentas de colores sin descartar toques brillantes -que armonicen con otros tonos predominantes en su atuendo- y que se convierta en el complemento perfecto de tu vestuario. Es lo más apropiado.

¿Los zapatos...? ¡¡Importantísimos!!.  Elige siempre diseños actuales (aunque los diseños clásicos siempre son un “must” en todo guardarropa), pero que no resten espontaneidad a tus movimientos.  

Para un look conservador, los zapatos, el bolso y el cinturón deben guardar cierta armonía.  Ahora bien, para un look monocromático moderno puedes elegir los zapatos en un tono contrastante, o bien puede ser la cartera, o el cinturón o hasta los collares y aretes, Ej.:  Toda vestida de negro y que el solo toque de color sean unos zapatos amarillos, o una bolsa roja, etc.

En cuanto a las joyas, hay una regla infalible: discreción al máximo.  ¡Síguela!
Y, por supuesto, es fundamental desarrollar un sentido del balance, del equilibrio de diseños, texturas y colores.  Por ejemplo, un collar de piedras legítimas no debe ser opacado por una profusión de brazaletes, anillos y prendedores (aunque también sean legítimos), porque le restaría impacto y el resultado sería un look cargado y poco elegante.

En el trabajo, proyecta una imagen siempre elegante pero conservadora, sobre todo si eres una mujer ejecutiva. Rechaza todos aquellos diseños que puedan llamar excesivamente la atención, aunque quizás sean los más apropiados para otras ocasiones.  Evita los escotes exagerados, las telas demasiado reveladoras, así como el exceso de maquillaje, joyas, etc.
La oficina tampoco es un lugar apropiado para llevar zapatillas, jeans o modelos muy deportivos o informales.

Las carteras no solo son un accesorio práctico y funcional, sino también una fuente inagotable de elegancia y estilo. Aprende cómo elegirlas.

Las carteras son mucho más que un accesorio para transportar nuestras cosas: son también parte de nuestra apariencia, y revelan mucho de nosotras.

No existen carteras “meramente funcionales”.  Todas son parte de nuestra vestimenta, y dicen mucho acerca de nuestra personalidad, lo que hacemos, y nuestra actitud frente a la vida.   Al igual que con cualquier ropa, podrá hacernos ver atractivas, elegantes, seductoras, o bien ridículas, poco interesantes, o incluso deprimentes, si es que está muy maltratada, rota, o sucia.

Cuando nos dirigimos a comprar una cartera, debemos tener en cuenta dos aspectos fundamentales: su tamaño y función.  En efecto, no son pocas las mujeres que sufren de dolores en los hombros, la espalda, y el cuello, por el hecho de llevar una cartera demasiado grande o recargada.

Eligiendo la cartera adecuada

En primer lugar, debe saber que si eres una mujer de baja estatura, sin dudas deberás utilizar bolsos pequeños, puesto que estos deben conservar una determinada proporción con su tamaño.  Las mujeres altas, en cambio, deben cuidar que la cartera no quede desproporcionada con respecto a tu cuerpo.

a.     Para el trabajo

Si deseas adquirir una cartera para utilizar en tu trabajo diario, deberás tener en cuenta otra serie de cuestiones.  En primer lugar, será muy bueno contar con un bolso de cuero, y de color oscuro, de modo que pueda ser utilizado como una especie de portafolio, pero también pueda resistir más el uso y disimular sus manchas y rasgones, algo que muy comúnmente se produce en el uso diario.

Por supuesto que, sin desatender a la proporción con su tamaño, como bien hemos observado anteriormente, lo ideal sería que sea bien amplia, pues cualquier trabajo nos requiere transportar una gran cantidad de elementos diarios.

b.     Para la noche

Muy distinto es el caso de la noche.  Allí, las carteras deberán ser bolsos de mano, es decir con un reducido tamaño, incluso hasta el mínimo posible.

La cartera de noche, suele ser utilizada para transportar objetos muy pequeños, tales como el lápiz labial, una crema, unas llaves, pañuelos, o, como mucho, el teléfono celular.

Es muy importante que la cartera quede a la vista como un objeto complementario, casi como un detalle.   Por ejemplo, el vestido negro con una cartera roja.

Además, será óptimo que tengan una correa corta, o, en su defecto, que sean de manija. No deberías reparar mucho en su precio, puesto que este tipo de carteras, al ser utilizadas solo en eventos especiales, se desgastan muy poco y duran mucho, sin pasar de moda. Además, las mismas están confeccionadas con nuevos materiales, que poseen una mayor resistencia y durabilidad, sin por esto perder su elegancia.

Los diseños de carteras suelen mantenerse a lo largo del tiempo.  Por supuesto que, igualmente, siempre pueden verse novedades.  Una de ellas son los denominados diseños ergonómicos, los cuales pueden adaptarse a los diferentes tipos de cuerpos, por lo que resultan de lo más cómodos.

El Portafolios

Elige uno que tenga bastante espacio para colocar sus documentos sin que se  arruguen.

- Busca uno que sea funcional:  con bolsillos, divisores, sostenedores de lapiceros, compartimentos para poner teléfonos celulares, interiores para las llaves, etc.

- Considera que ese portafolios contenga compartimentos sostenedores de modo que si le das vuelta o lo mueves durante la entrevista no se te caiga nada de su interior.

- Combina el color de tu portafolios junto al de tu traje. O bien, con tus zapatos. El más común es el negro, que combina con todo.

- Siempre fíjate en los de cuero o microfibra, los bolsos de lona o tela son demasiado informales para una entrevista laboral o una reunión de negocios.

- Decide al final.  Siempre ten en cuenta primero el atuendo y el lugar donde será la entrevista.  Recién después elige lo mejor según la ocasión.

- Si es tu primera entrevista luego de salir del colegio, evita tu mochila estudiantil y elige un bolso de alta calidad.  Esto acentuará la impresión de que dejaste de ser una estudiante y subrayará tu nuevo papel como profesional.

- Trata de no usar un bolso costoso combinado con zapatos baratos.  Este desfasaje se nota.  Por eso es conveniente que ambos sean de precio parecido, ni muy caros ni muy baratos, término medio. Un par de zapatos más baratos arruinaría un portafolios costoso.  Quiere decir:  No uses unos zapatos de calidad con un portafolios o cartera corrientes, y viceversa.  No solo se nota sino que arruina el look.

Recuerda:  Vale mas la calidad que la cantidad.  A la hora de comprar carteras y zapatos, piensa en un concepto:  Inversión, para un guardarropa fino y elegante, antes que en la moda. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres